Telas de Telares

Gracias a la tecnificación en los procesos, se ha aumentado considerablemente la producción, se han diversificado los tipos de fibras y se han incorporado nuevas fuentes de energía como el agua y el vapor.

Si bien el término textil se usó en un primer momento para hacer alusión a las telas "tejidas", es decir, a las telas elaboradas con hilos entrecruzados, actualmente el término textil incluye también a las "telas no tejidas", definidas como láminas de fibras o filamentos continuos que se producen por métodos mecánicos, por procesos químicos o térmicos que no son entrelazados, como es el caso del fieltro y las telas no tejidas que se usan para la elaboración de la indumentaria quirúrgica.

Contar con el material necesario para la confección de la vestimenta seguirá siendo un reto para la humanidad, pues actualmente se busca la generación de nuevos materiales más resistentes, permeables, flexibles, térmicos e incluso biodegradables que permitan una mayor optimización de las características físicas y químicas de la materia orgánica o sintética en armonía con el medio ambiente.